Skip to main content

Todos tenemos algún vaso escondido al final del mueble, al que sólo recurrimos en caso de imperiosa necesidad, debido a que por algún motivo ha perdido su transparencia y su brillo. Sí, me refiero al típico vaso blanquecino que no sabemos muy bien cómo, ni por qué, adquirió esa apariencia.

Normalmente hay dos motivos por los que los vasos empiezan a perder su lustrosidad: uno (bastante más habitual de lo que nos pensamos), se debe a manchas del agua. Otro, son manchas formadas por múltiples micro arañazos en la superficie del cristal. En algunas ocasiones, estas manchas salen al lavarlos en el lavavajillas.

vaso blanquecino  La historia del vaso blanquecino que volvió a ser transparente istockphoto 1139229542 612x612 1 300x200

Lo primero, determinar la razón del vaso blanquecino:

Para determinar la razón de esa apariencia hay un sencillo truco: humedeceos un dedo en vinagre blanco y pasadlo por la superficie opaca del vaso. Comprobad si la mancha se ha modificado o si permanece igual. En el caso de que hayáis percibido algún cambio, estáis de enhorabuena, porque salvar esa pieza de cristal va a ser facilísimo. Si no notáis cambio, posiblemente es que el cristal se haya enturbiado por muchos pequeños arañazos que han ido sucediéndose a lo largo del tiempo. Vigilad vuestros estropajos (recordad que para limpiar cristalería deben de ser de cerdas blandas) y el estado del lavavajillas. En caso de ser por los arañazos sentimos comunicaros que en ese caso no tiene solución.

La forma de devolverle la transparencia al vaso:

Si el vinagre blanco ha hecho efecto allí donde habéis pasado el dedo, la solución a vuestro problema es humedecer una esponja con ese producto y frotar por la superficie. Luego, aclarar bien con agua caliente. Veréis como los vasos recuperan su brillo. En caso de que la opacidad esté más incrustada, puede haceros falta dejar la cristalería en remojo con vinagre durante más tiempo. Para ello podéis impregnar un paño en vinagre y envolver bien el vaso tratando de que la tela esté en contacto con la superficie del cristal, tanto en su superficie exterior como en el interior. Si se trata de varias piezas, la mejor forma es introducirlas en un barreño con agua caliente y vinagre blanco a partes iguales. ¡Y a lucir vasos!

 

Si los cristales se te resisten, te dejamos también este blog sobre como limpiar los cristales de tu hogar.

 

 

Leave a Reply

DIRECCIÓN

C/ Pino Albar, 2, 41016 Sevilla.

TELÉFONO

+34 900 210 422